El equipo de Leukos Arquitectura

Comenzamos Leukos Arquitectura en 2018, fundándola Francisco Joaquín Jiménez y Xiomara López, ambos arquitectos por la Universidad Politécnica de Cartagena.

Mucho antes de fundar el estudio de arquitectura, oíamos muy a menudo historias de complicaciones durante la construcción de viviendas, reformas, etc; descontento con los procesos de construcción y la burocracia e incluso la comunicación con el arquitecto encargado del proyecto.

De ahí nace la vocación de facilitar la tarea a nuestros clientes y el germen de lo que ahora es Leukos Arquitectura. Todos conocemos a alguien a quien la burocracia y la administración le generan miedo, cansancio e incluso “miedo”. Es inevitable, en cualquier proyecto de construcción, pasar por la administración para obtener su visto bueno. Lo que sí se puede evitar es que el proceso sea un suplicio entre multitud de ventanillas y montañas de documentos.

Podemos ofrecer una solución a estos problemas debido a nuestra larga experiencia en todo tipo de trámites y relaciones con la administración, que nos facilita navegar entre la burocracia y los trámites administrativos.

Por ello, nuestra razón de ser es una arquitectura cercana al cliente, en el papel de asesores y facilitadores del proceso, sin imposiciones en el diseño y con la misión principal de hacer más sencillo cualquier proyecto, ya sea constructivo o solo administrativo.

Acompañándote sin descuidar el diseño

Esta obsesión con facilitar cualquier proceso a nuestros clientes no entra en conflicto con el diseño y la personalización.

Nuestra trayectoria nos habilita para ofrecer muchas soluciones en el diseño y en la construcción. Siempre poniendo en foco en qué es lo que necesitan nuestros clientes.

Para ello, lo más importante es la escucha activa.

Escuchar las opiniones y preferencias del cliente es imprescindible e intentamos hacerlo para que el resultado final se adapte lo máximo posible a las expectativas del proyecto.

Hay muchas veces que un diseño solo se queda en materiales novedosos o una estética alternativa, pero puede ser mucho más.

Adaptar las estancias al modo de vida de cada persona o, por ejemplo, una piscina a las preferencias individuales de una familia abre un amplio abanico de posibilidades y, a posteriori, aumenta la felicidad. Todo esto sin tener en cuenta la personalización de las instalaciones o, por ejemplo, aplicar criterios bioclimáticos o de ahorro energético.

Nuestro objetivo último es acompañar a nuestros clientes reduciendo al máximo posible las molestias de la burocracia y ofreciendo un diseño adaptado a sus preferencias.