Aerotermia, el futuro de la climatización.

Entrada por: Francisco Joaquín Jiménez – Publicada a 26/04/2022

El concepto de aerotermia se consolidó oficialmente en el año 2009, momento en el que la  Directiva 2009/28/CE relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables, que fue derogada por la Directiva 2018/2001, estableció como energía procedente de fuentes renovables, a aquella que procede de fuentes renovables no fósiles. En relación con esta nueva Directiva 2018/2001 de renovables, que refunde la Directiva 2009/28, engloba este término (y el de hidrotermia) como energía ambiente.

Este tipo de sistemas son muy eficientes, consiguiendo reducir el consumo de agua y energía en el hogar.

Equipos bomba de calor aerotérmicos

Un dispositivo capaz de utilizar esta energía ambiental (calor del aire) es una bomba de calor aerotérmica, que se define como un motor térmico que utiliza un gas refrigerante en un ciclo termodinámico cerrado para transferir calor del entorno natural (como el aire) a un edificio

Básicamente, el proceso consiste en extraer calor de esta fuente de energía renovable (energía térmica del aire) a través de un evaporador y luego transferirlo a una fuente de alta temperatura a través de un condensador. Las bombas de calor reversibles enfrían el interior de un edificio transfiriendo calor de un edificio al entorno natural. Con un dispositivo adicional (una válvula de 4 vías), se puede hacer circular el refrigerante en un sentido o en otro, invirtiendo el flujo de aire entre el exterior y el interior.

En la actualidad, este tipo de bombas de calor pueden realizar los siguientes servicios:

  • Calefacción
  • Calefacción y refrigeración
  • Agua Caliente Sanitaria (ACS)
  • Calefacción, refrigeración y ACS

Este tipo de bombas de aerotermia son de dos tipos: tipo ‘aire-aire’ o ‘aire-agua’. El primer término indica el tipo de fluido o medio y el segundo término indica el medio o fluido interior, agua o aire, al que se transfiere el calor.

  • Bomba de calor aire-aire

En el modo de calefacción, estas unidades absorben el calor del aire exterior y lo transfieren directamente al aire interior. Si el aparato es reversible, en modo refrigeración, funciona en sentido contrario, aportando aire fresco a la estancia.

Tanto los intercambios con el exterior como con el interior son por aire, impulsados ​​por un ventilador, a través de dos intercambiadores de calor llamados baterías, por los que circula el gas refrigerante, cediendo calor por todo el circuito.

  • Bomba de calor aire-agua

En modo calefacción, estas unidades absorben el calor del aire exterior y lo transfieren al circuito de agua. El agua caliente se distribuye a unidades terminales, como radiadores, suelo radiante o fancoils, que a su vez transfieren el calor del agua al ambiente interior del espacio a calentar.

En modo refrigeración, en el intercambiador externo, el calor del agua se transfiere al aire, mientras que en el intercambiador interno, el calor del ambiente se absorbe calentando el agua.

En otras palabras, estas unidades contienen un intercambiador de refrigerante-aire o batería, y un intercambiador de refrigerante-agua.

Cuando se trata de una bomba de calor para Agua Caliente Sanitaria la energía se intercambia en un depósito de acumulación.

Código Técnico de la Edificación (CTE)

Un aspecto muy importante de los equipos de bomba de calor es la renovación del CTE. En concreto, el contenido del Apartado HE4 del Documento Básico de Eficiencia Energética (DB HE) pasa de hablar de “aporte mínimo de energía solar al agua caliente sanitaria” a “aporte mínimo de energías renovables a la satisfacción de las necesidades de agua caliente sanitaria”. Es decir, el campo de aplicación ya está abierto a todas las fuentes de energía renovables, incluida la energía aerotérmica.

En esta línea, se determina que la aportación mínima de energía procedente de fuentes renovables cubrirá al menos el 70% de las necesidades energéticas anuales del ACS y piscinas climatizadas, obtenidas a partir de valores mensuales, incluyendo las pérdidas de calor por distribución, acumulación y reciclaje. Esta aportación mínima se reduce al 60% cuando la demanda de ACS es inferior a 5.000 l/d.

Hay que tener en cuenta que el CTE sólo considera las aportaciones renovables de energía con origen in situ o próximo al edificio o de biomasa sólida, y las energías renovables de climatización de piscinas que cumplan la aportación renovable mínima para ACS y/o natación, que puedan ser integradas en el edificio También se puede utilizar conectándose al sistema de calefacción de la ciudad en la generación de energía térmica del propio objeto.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Contacta con nosotros

1 + 0 = ?